1 enero, 2013

Los médicos de familia proporcionan consejo para dejar de fumar a sus pacientes fumadores, alcanzando unos resultados de un 5 a un 10% de abstinencias al año. Si se multiplica esta cifra por el número de pacientes que acuden cada año a los centros de salud, el impacto de esta sencilla herramienta médica tiene repercusiones de gran magnitud sobre la población general.

Según estudios citados por el doctor Vidal Barchilón, coordinador de la XII Semana Sin Humo promovida por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 85% de los fumadores pasan por la consulta del médico de familia cada año; cifra que asciende al 99% al cabo de tres años.

De los fumadores que intentan dejarlo, el 25% sólo aguanta un día sin fumar; el 40% entre dos y siete días y sólo un 12% supera los tres meses. Por eso, esta sociedad científica de Medicina de Familia considera prioritario que los fumadores conozcan las ayudas que existen para dejar este hábito y que su médico de familia es el profesional de referencia para ayudarlo si quiere dejarlo.

La mayoría de los fumadores lo intentará en repetidas ocasiones hasta que finalmente lo consigue. Estudios previos han demostrado que, en general, a los centros de salud acuden más mujeres que hombres y también que son ellas lasque más confianza depositan en la ayuda que les pueda prestar su médico de familia (67,5% frente al 55,5% de los hombres) si toman esa decisión. Cada vez menos personas desconocen que el centro de salud es un recurso donde se aplican tratamientos de deshabituación, aunque muchas prefieran intentarlo por su cuenta sin asesoramiento profesional.

Desde enero de 2011, fecha en la que entra en vigor la reforma de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo (Ley 42/2010), el porcentaje de fumadores que confiesa haber hecho algún intento por abandonar el hábito asciende al 36%. Un porcentaje que, según el doctor Vidal Barchilón, merece una valoración muy positiva: “cada año son más los fumadores que intentan dejar el tabaco”. Afirmación basada en la tendencia que muestran los datos de las encuestas que semFYC viene realizando desde años atrás y que permiten comparar la evolución del esfuerzo asumido para dejar el hábito de fumar: “el 25% de 2009 pasó a ser un 31% el año pasado y ha subido a un 36% en estos primeros cinco meses de 2011. Resulta fuera de toda duda el efecto favorable de las restricciones que ha incorporado la norma”. Los datos de este año muestran que lo  han intentado un mayor porcentaje de mujeres (38% frente a 33%).

Con motivo de la Semana Sin Humo, el Grupo de Abordaje al Tabaquismo de SAMFyC ha respondido a dos preguntas que le ha formulado SAMFyc Información:

 

– ¿Cuáles son los tratamientos más eficaces?

Existen en la actualidad tres tratamientos con efectividad demostrada y reconocida en la todas las guías clínicas de tabaquismo: nicotina en sus diferentes formas de aplicación (en nuestro país, parches, chicles y comprimidos para chupar), y dos fármacos no nicotinicos Bupropion y Vareniclina.

Estos se venden en farmacia, necesitando Bupropion y Vareniclino receta y control médico. En cuanto a las diferentes formas de uso de la nicotina, aunque es de venta libre en nuestro país, también sería recomendable control médico.

Concretamente una de las guías publicadas más recientemente, y con mayor impacto, establece que – excepto cuando estén contraindicados médicamente, o en determinados grupos con insuficiente evidencia aún, como embarazadas, fumadores de menos de 10 cigarrillos al día y adolescentes- en todos los demás casos los médicos deberemos animar a todos los pacientes que van a realizar un intento para dejar de fumar a utilizar tratamiento farmacológico efectivo. Es una recomendación con el mayor grado de evidencia.

 

– Recomendaciones para fumadores

  • Los médicos de familia podemos ayudar a nuestros pacientes a dejar de fumar.
  • Hoy en día tenemos fármacos de eficacia reconocida que también pueden ser de ayuda.
  • Dejar de fumar es un proceso que depende de cada persona, en donde las recaídas son parte del proceso, no hay que tenerles miedo, ya que nos enseñan para el siguiente intento, para poder conseguir el objetivo.
  • Se puede comenzar por elaborar una lista de motivos que han de ser personalizados, estos nos ayudaran a hacer el esfuerzo.
  • También es recomendable hacer un registro de los cigarrillos que se van fumando, anotando la necesidad de cada uno de ellos, que no es siempre la misma. Nos ayudará a conocernos mejor como fumadores.
  • Recurrir a la familia y al entorno de cada persona para solicitar ayuda es también una alternativa muy efectiva.
  • Planificarlo y prepararse para realizar un intento en un determinado día que llamaremos día D, si es necesario consultar con su médico de familia.

La web de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria recoge una serie de sencillos consejos prácticos para dejar de fumar, como estímulo y apoyo a los más de tres millones de fumadores que, según sus estimaciones, intentarán abandonar este hábito en 2011. semFYC estima que “de los diez millones de españoles que fuman, uno de cada tres se planteará dejarlo” a lo largo de este año, especialmente durante los cuatro primeros meses, cuando se combinarán los habituales buenos propósitos para comenzar el nuevo año con la ampliación de los espacios libres de humo que ha traído la entrada en vigor de la nueva ley. La página web de SAMFyC incorpora un enlace a estos “consejos prácticos para dejar de fumar”.

Los comentarios están cerrados.